Bety y su hijito Oli

Hoy os traemos la historia de Bety, una pequeña mami abandonada en el barrio del Rectoret, Barcelona. Cuando supimos de ella, nos comentaron que llevaba tiempo por allí y que ya había tenido una camada anterior. El primer intento de jaula no fue posible, pues la pequeña Bodeguerita ya estaba acostumbrada a frecuentar el jardín de una vecina, con lo que sólo fue cuestión de tiempo que finalmente se la pudiera acorralar. Pero…¡Bety venía con sorpresa! Varios cachorritos nacían en ese jardín, atendidos por Rita, la persona que consiguió el vínculo de confianza con esta mami coraje.

Sin embargo, no todos han encontrado hogar, Bety y su hijito Oli se han quedado solitos y quieren empezar una nueva vida, lejos de lo que supone vivir abandonado en la calle. ¿Les damos una oportunidad?

– 

Bety y Oli estarán próximamente en adopción, bajo la tutela de la Lliga protectora d’animals i plantes de Barcelona.

 

Facebooktwitter