¿QUÉ HACEMOS?

Bety y su hijito Oli

Hoy os traemos la historia de Bety, una pequeña mami abandonada en el barrio del Rectoret, Barcelona. Cuando supimos de ella, nos comentaron que llevaba tiempo por allí y que ya había tenido una camada anterior. La pequeña Bodeguerita ya estaba acostumbrada a frecuentar el jardín de una vecina, con lo que sólo fue cuestión de tiempo que finalmente la pudiéramos acorralar.

leer más

El regreso de Drela

En la noche probablemente más fría del año, con el equipazo de la Protectora d’animals de palafolls formado por Nerea, Esther, Claudia, Nadia, Isabel y Cristina, conseguíamos traer de vuelta a casa a Drela. Esther era la encargada del turno de vigilancia y ¡lo consiguió! La historia de Drela es parecida a muchas otras: perra miedosa que, recién adoptada, se escapó.

leer más

Foxy, otra víctima de la caza

En una gélida noche de Jueves, esperábamos al dulce Foxy, tras hacer un seguimiento previo de sus rutas y horarios. Puntual para comerse la latita que le llevaba siempre MontseFoxy se enfrentaba a una encerrona que no esperaba. La jaula le desconcertó y nos hizo esperar unas cuantas horas pero, finalmente, nuestro guapísimo Foxy daba el paso hacia una nueva vida.

leer más

¡Un rescate de infarto!

Un rescate de infarto, no había tiempo, la tragedia era altamente probable en uno de los puntos de tráfico más negros de Barcelona. Ha sido necesario todo un despliegue de 10 voluntarios repartidos en varios turnos desde las 08.00 h de la mañana de hoy hasta las 23:00 h, cuando por fin la pequeña Dixie entraba en la jaula, poniendo a salvo su vida.

leer más

¡A rastrear! Conexión y desconexión

En nuestras rutinas de entrenamiento partimos de un protocolo de inicio y recomendaciones de la INBTI (InterNational Bloodhound Training Institute) por el que el perro rastreador debe entender cuándo empieza su trabajo de búsqueda. Es decir, tenemos que saber transmitirle cuándo esta en modo trabajo y cuándo no. ¿Cómo se hace esto?

leer más

De puerta en puerta

Manchitas para algunos, Pirata para otros. El pequeño era ya muy conocido por los vecinos del municipio de Rubí (Barcelona), pues visitaba a todo el mundo en los portales, los garajes, las casas… y se dejaba visitar también en la zona de campo donde se refugiaba. Un caso donde la constancia y unión de los vecinos han sido la clave para su rescate.

leer más