Crispin, el corta correas – Localizania Rescate Animal

A Crispin lo apodaban el «mordisquitos«, por su rechazo constante a ser tocado, usando para ello el marcaje suave (no mordía realmente, pero te advertía), algo bastante habitual en el perfil de perros que solemos rescatar. Pero, además, tenía otra gran «habilidad»: ¡cortaba cualquier correa en cuestión de segundos!

¿Tu perro muerde la correa y no quiere caminar?

Esto es lo que nos pasaba al principio con Crispin y se debe tener especial cuidado porque, ante un despiste, cortaba la correa y podía escapar.

  • Lo primera medida que tomamos fue sustituir la correa de tela por una metálica, lo cual hizo que arremetiera contra el arnés, que también empezó a mordisquearlo.
  • La segunda medida fue rociar el arnés con pimienta y limón para que le resultara desagradable al sabor (poniéndole un segundo de seguridad, hasta ver cómo respondía).
  • Como tercera medida, en paralelo a las anteriores, fuimos acercando a Crispin a un pipican vallado y seguro junto a nuestra manada (Bea y Chispi), en horas de poca afluencia, dejandole suelto con correa larga (de las que usamos en rastreo) y premiándole cuando se acercaba a nosotros. Esto le permitió experimentar la libertad controlada como algo positivo.

La combinación de las tres medidas permitieron que Crispin, en apenas pocos días, dejara de morder arneses y correas y se centrara en lo que le tocaba hacer: ¡disfrutar de su nueva vida!

Como siempre decimos, la paciencia y la actitud tranquila son los principales aliados para lidiar con problemas de este tipo. En el siguiente vídeo podéis ver el resumen de esta fantástica evolución.
 .
Video
 .
Galería de fotos