De rescatados a rescatistas – Localizania Rescate Animal

Nuestros rastreadores son especiales, no porque sean de razas concretas sino porque proceden de las calles, del abandono y situaciones complicadas, algo que los convierte en nuestros príncipes y princesas. Un perro que ha conocido el abandono o la indiferencia es el ser más agradecido que existe cuando le das una nueva oportunidad. Ellos nos dan grandes lecciones que, a día de hoy, siguen sorprendiéndonos.

No es necesaria ninguna raza concreta de perro para que aprenda a rastrear, eso es algo que hemos constatado en nuestra Unidad. Ellos aprenden lo que tú les enseñes, con más o menos rapidez según tu propia dedicación.

Entre nuestra Unidad hay mestizos, podencos y galgos y todos son capaces de tener su rol en el proceso de búsqueda: algunas inician la búsqueda, otros sólo detectan, otros ventean y otros rastrean siguiendo trails largos y complejos. Es mágico descubrir cómo estos animales son capaces de buscar, trabajar en manada y ser parte del proceso de localización y rescate de otros perros en situaciones de pérdida o abandono, como lo estuvieron ellos en su día.