Duque entre la vida y la muerte


Friend, guiándole a su salvación


¡Dos bellezones!


Monti y sus más de 2 años de abandono


Nelly, con un hilo de vida


Neón, otro miembro de la manada misteriosa


La Dama blanca


Una pantera en la oscuridad


¡Bienvenido a tu nueva vida Crispin!


Zipi y Zape, abandonados entre viñedos


Bety y su hijito Oli


Foxy, otra víctima de la caza


De puerta en puerta


Milka, superviviente inigualable


Podencos: Vergüenza e indignación


La segunda oportunidad de Brownie


Lladruc, de nuevo bajo control


Chico, el perro de la mirada mágica


Mona, un bombón de chocolate


Gizmo, el rostro del miedo


¡La guapa rubia!


Zöe: abandonada, asustada y desnutrida


La pequeña Flor


Buscando al Pokémon del bosque: CHISPI


Dani y Diana, 5 años perdidos


La ninfa del bosque


Vulpes, sin derecho a protección


BlueyBay, abandonado tras su servicio a la caza


Bienvenidos al Gathotel!


Jabalíes, ¿Superpoblación o pérdida de hábitat?


Manchitas, la princesa de IKEA

El tercer elemento: Willy, nuestro monitor de larga distancia con visión nocturna

El tercer elemento: Willy, nuestro monitor de larga distancia con visión nocturna

CONDICIONES DE VISIBILIDAD

Tres son los elementos tecnológicos principales que se combinan para los rescates de mayor complejidad: cámara de fototrampeo (para el estudio de sus hábitos), jaula a control remoto (para la captura  selectiva con garantías) y el tercer elemento: el equipo de monitoreo en tiempo real.

Aunque lo hemos llamado “tercer elemento”, en realidad se trata de un accesorio absolutamente indispensable cuando no se dispone de visibilidad suficiente de la jaula, ya sea por que es de noche o por el tipo de entorno, que no nos permite situarnos cerca.

Muchos han sido los casos en los que nos hemos tenido que adentrar en zonas boscosas muy oscuras o con una geografía complicada, siendo inviable quedarnos cerca escondidos para controlar la jaula. Para este tipo de entornos complejos, hemos realizado la adaptación de un sistema portátil de video vigilancia con autonomía de más de 10 horas. Este sistema nos permite monitorizar la entrada de la jaula a larga distancia (más de 200 metros), ya sea en modo de visión diurna o nocturna.

El sistema está compuesto por una cámara de infrarojos, adaptada de forma autónoma dentro de una caja camuflada y un monitor por el que recibimos la señal gráfica y vemos lo ocurre a la entrada de la jaula. A este equipo lo hemos bautizado como Willy, nuestro ojo en la oscuridad.

Esta flexibilidad nos ayuda mucho a hacer más llevaderas las interminables guardias de la jaula, ya que podemos buscar una zona confortable para nosotros mientras controlamos el entorno del animal.

 

 

Sin duda  Willy es uno de nuestros equipos más preciados, que forman parte de nuestra flota de tecnología animalista.

“El equipo de monitoreo nocturno es clave en condiciones de difícil visibilidad.” Sandra, Fundadora de LOCALIZANIA.


 

 


BACK TO TOP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies