Gizmo, el rostro del miedo – Localizania Rescate Animal

El protagonista de esta historia nos hizo llorar de tristeza, pues cuando le rescatamos, vimos algunas marcas en su piel y observamos como sus gestos delataban que no había sido bien tratado en el pasado. Llevaba meses vagando solito por una urbanización del municipio de Caldes de Montbui (Barcelona).

El pequeño tenía tantísimo miedo que se hizo pis y no era posible caminar con él con la correa, la sola cercanía nuestra le bloqueaba, lo paralizaba. Sus ojos eran el reflejo del miedo en estado puro..

Aquel sábado tuvimos la suerte de verle justo cuando empezábamos a montar la jaula, cómo si nos estuviera esperando. En silencio y animándole a seguir el caminito de olores, conseguimos retenerle cerca y despertar su curiosidad. Poco tiempo después, entraba en la jaula, hambriento y sin mirar atrás. Verle entre los barrotes nos produjo mucha ternura pero también tristeza: estaba aterrorizado y tuvimos que emplearnos muy a fondo para poder ponerle el arnés y sacarlo de la jaula de la forma menos traumática posible. Se mostró muy nervioso, mordiendo la puerta hasta el punto que dobló parte de la misma y se hizo sangre en la boca.

Su terror era tal que nos angustiaba verle así y tuvimos que darnos tiempo, los unos a los otros, y poco a poco conducirlo hasta el coche con total seguridad.

Su mirada, su postura corporal, su cabeza agachada, su actitud… todo delataba que nunca le han tratado bien. Infectado de garrapatas (¡más de 40 le sacamos!), con nidos en las orejas, Gizmo (que así le han bautizado) no estaba bien, nos iba a costar trabajo sacarle  de ese estado. La primera decisión que tomamos fue no llevarle al refugio que le tocaba por zona, pues un animal en este estado avanza muy lento en un ambiente así, con lo que buscamos desesperadamente una casa de acogida dispuesta a ayudarle. Por suerte, tuvimos la colaboración de la Asociación Els Nostres Petits, que nos cedió a su actual mami de acogida, con la que está haciendo grandes progresos.

Sin embargo, ¡los trayectos al veterinario y la sesión de baño fueron tremendos! En pocas horas a Gizmo lo habíamos sacado del bosque, lo metíamos en un coche, un veterinario lo manipulaba, un peluquero le bañaba y le quitaba las garrapatas… demasiado estrés para Gizmito, pero necesario antes de su entrada en un hogar.

 

GIZMO ES MUY SOCIABLE CON LOS PERROS, ¡LOS ADORA!

Si algo tienen los animales rescatados, es que entre ellos se entienden. Es algo que siempre tenemos la suerte de poder comprobar con los nuestros propios (también rescatados).

Gizmo, antes de conducirlo a su casa de acogida, estuvo con nosotros unos días, valorando su estado psicológico.

Aunque con mucho miedo, Gizmo siente mucha empatía por todos los perros, es muy sociable y sumiso con ellos. También convive perfectamente con gatos. Con las personas le cuesta más, necesita su tiempo, pero con paciencia prevemos que Gizmo será un magnífico compañero con un excelente carácter, muy respetuoso en casa.

 En este vídeo podéis encontrar el resumen de su rescate: