Duque entre la vida y la muerte


Friend, guiándole a su salvación


¡Dos bellezones!


Monti y sus más de 2 años de abandono


Nelly, con un hilo de vida


Neón, otro miembro de la manada misteriosa


La Dama blanca


Una pantera en la oscuridad


¡Bienvenido a tu nueva vida Crispin!


Zipi y Zape, abandonados entre viñedos


Bety y su hijito Oli


Foxy, otra víctima de la caza


De puerta en puerta


Milka, superviviente inigualable


Podencos: Vergüenza e indignación


La segunda oportunidad de Brownie


Lladruc, de nuevo bajo control


Chico, el perro de la mirada mágica


Mona, un bombón de chocolate


Gizmo, el rostro del miedo


¡La guapa rubia!


Zöe: abandonada, asustada y desnutrida


La pequeña Flor


Buscando al Pokémon del bosque: CHISPI


Dani y Diana, 5 años perdidos


La ninfa del bosque


Vulpes, sin derecho a protección


BlueyBay, abandonado tras su servicio a la caza


Bienvenidos al Gathotel!


Jabalíes, ¿Superpoblación o pérdida de hábitat?


Manchitas, la princesa de IKEA

La correa de CHISPI: equilibrio y puntos de anclaje

La correa de CHISPI: equilibrio y puntos de anclaje

¿Tu perro tira mucho de la correa?

En nuestro caso, Chispi, uno de nuestros rescatados, sí tiene mucha tendencia a tirar de ella, camina por la calle con mucho ímpetu, orgulloso de sí mismo. Como especialistas en formación del método Ttouch, nos dimos cuenta que había una herramienta que podía ser muy útil para él: la correa de equilibrio. Y así ha sido.

¿EN QUÉ SE BASA?

Se trata de desplazar hacia atrás el centro de gravedad del animal, recuperando el equilibrio del cuerpo de forma que le ayude a entender tus señales, sin necesidad de tirones o gritos.

¿CÓMO SE APLICA?

La correa debe ser, al menos, de 2 metros de largo. Tan sólo tienes que enganchar la correa (al collar o arnés, mejor arnés) como lo harías habitualmente y pasarla por delante del pecho del perro. Sujeta el extremo que queda libre de la correa con una mano y con la otra sujeta la correa cerca de del collar o arnés, según el dibujo adjunto.

Para reducir la velocidad o para modificar el equilibrio, haz varios tira y afloja rápidos, que le ayuden a cambiar su peso hacia atrás.

.

¿CUÁNDO USARLA?

La correa de equilibrio se usa en momentos puntuales como por ejemplo:

  • Reactividad (avalanzarse sobre otro perro), ya que la banda que pasa por el pecho ayuda a controlarle
  • En situaciones en las que queramos dirigirlo hacia una dirección, usando el extremo libre de la correa
  • O también mientras estamos en el aprendizaje para conseguir que no tire de la correa.

A nosotros nos ha funcionado con Chispi, ¡PRUÉBALO!

 .

 PUNTOS DE ANCLAJE

Para el día a día, una vez experimentada la correa de equilibrio en diferentes situaciones, recomendamos el uso normal del arnés (no collar) con 2 puntos de anclaje que permitan mantener siempre la posición de equilibrio y absorber los tirones haciendo uso combinado de ambos anclajes: pecho y lomo.

En el siguiente vídeo podéis ver cómo Chispi pasa de tirar fuertemente de la correa a caminar de una forma tranquila mediante la adaptación de la correa con dos puntos de anclaje.

 


BACK TO TOP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies