¡La guapa rubia! – Localizania Rescate Animal

ABANDONADA Y HAMBRIENTA

Apareció de repente por una urbanización del municipio de Piera, en la provincia de Barcelona. Según sus alimentadoras, estaba en los huesos y se le marcaban las costillas, algo que impresiona ver en un perro de aspecto tan robusto. Al principio era muy desconfiada con las personas y no se dejaba coger, pero la constancia de Vessna, nuestro contacto, fue clave para que esta preciosidad empezara de nuevo a creer en las personas.

Entre las vecinas la llamaban cariñosamente “Ana María”. Poco a poco la perrita se acercaba cada vez más, esperando su ración de comida y compañía. Pasaban los días, sin embargo, pero ella seguía en la calle, nadie la reclamaba, nadie la reconocía. Su situación empezaba a preocupar y se pusieron en contacto con nosotros.

Antes que derivarla a los servicios de recogida, en Localizania siempre priorizamos la acogida y la adopción, pues es el mejor entorno para su recuperación emocional.

Las primeras investigaciones sobre el origen de Ana María apuntaban a un abandono por parte su propietario, que ocupaba una de las casas de la urbanización. Aunque esta hipótesis no ha podido ser confirmada, sí vimos en Ana María indicios claros de haber estado antes con personas, pues tiene cierta obediencia básica. El rescate se preveía fácil gracias al excelente trabajo previo de Vessna y sus vecinas, así que nos pusimos en marcha para coordinar su recogida y transporte hacia su casa de acogida, gracias a la ayuda de la Asociación Els nostres petits.

Cuando llegamos a la zona, vimos a una perrita que daba vueltas por varias calles de la urbanización, un poco asustadiza pero dedicándole el tiempo suficiente, no sería necesaria encerrarla en una jaula. Y así fue! La pequeña se acercó a Vessna en busca de su comida y, a los pocos segundos, acudió a nuestra llamada, curiosa y confiada, dejándose colocar la correa y el arnés. Ya sólo faltaba subir al coche y listo! Aunque se resistió un poco, con unos minutos de paciencia y mimos fue suficiente para convencerla de que se viniera con nosotros.

El trabajo de estas chicas fue clave para que la peludita no tuviera miedo y no abandonara la zona durante todos los días que estuvo vagabundeando.

Mientras la llevábamos en el coche de camino a su nuevo hogar, Ana María nos miraba con cariño e incluso nos pareció que nos sonreía!

En el Veterinario la peludita conoció a Agustina, su mami de acogida, que la ha rebautizada como Emi (de Emilia). El encuentro fue muy amistoso y nuestra perrita mostró rápidamente afecto por ella.

Emi no está chipada, ni castrada y no consta denuncia.

En estos momentos nuestra guapa rubia permanece acogida con Agustina, disfrutando de nuevo de la vida, a la espera de su adopción definitiva.

.

A DISFRUTAR DE TU NUEVA VIDA PRECIOSA!

__________________________Te lo mereces!__________________________________

 

 

GRACIAS

Enviamos desde aquí un especial agradecimiento a la Asociación Els Nostres Petits, por ayudarnos a encontrarle acogida y por hacerse cargo de los gastos veterinarios.

Un placer poder colaborar y ayudarnos mutuamente en la lucha por el bienestar animal!