La vuelta a casa de Molly, tras 4 meses perdida – Localizania Rescate Animal

Molly llevaba desaparecida unos 4 meses en el municipio de Castelldefels, Barcelona.

Su dueña nos contactó muy preocupada, ya que no tenían pistas sobre ella y la zona en la que se había perdido era muy urbana, demasiado cercana a carreteras y vías de tren.

 

Como en la mayoría de casos, Molly era muy miedosa y su captura se preveía difícil. Las primeras búsquedas fueron frustrantes, no teníamos resultados… pero seguíamos de cerca cualquier indicio que nos ayudara a situarla.

 

 

De pronto un día, una voluntaria que estaba atenta al caso creyó verla en los alrededores de una urbanización cercana a las vías del tren. Inmediatamente comenzamos el protocolo de búsqueda en el que tuvimos la preciada colaboración de Jordi, un vecino del lugar que siguió nuestras instrucciones para crearle un hábito fijo de comidas que nos permitiera comprobar si era ella.

Era el momento de colocar la cámara de fototrampeo, oculta en una zona boscosa. Al cabo de 1 día teníamos la confirmación que esperábamos: ERA MOLLY!!! Visiblemente más delgada, la pequeña Molly acudía al punto de comida que habíamos fijado para ella. Asustada, no se dejaba ver durante el día, siendo sus salidas mayoritariamente nocturnas.

Una vez confirmada su identidad, desplegamos el dispositivo de rescate, que, al ser nocturno, requería el uso del monitor nocturno de videovigilancia (nuestro “Willy”). Sobre las 20.30 h colocamos la jaula cuidadosamente en su punto de comida habitual junto a Willy. Desde el coche, a unos 150 metros, vigilábamos la jaula con la esperanza de que no se hiciera esperar mucho.

Varias fueron las visitas que hizo la pequeña Molly a la jaula: a las 22.00 h, a las 23.00 h, a la 01.00 h…. Su miedo le bloqueaba, desconfiaba de la jaula pero, al mismo tiempo, la rodeaba y quería entrar. No fue hasta la 01.30 h, que, bajo el silencio de la noche, decidió entrar y poner a salvo su vida por fin!

 

EL RESCATE DE MOLLY FUE ENTERAMENTE NOCTURNO

Cuando nos acercamos, vimos a una perrita, cruce de Teckel, tremendamente asustada, con el cuerpo rígido, sin moverse, el miedo la paralizaba. Tuvimos que entrar en la jaula con sumo cuidado, acariciarla y hablarle con suavidad para que se calmara.

 

 

Después de notar algunos indicios de calma, la sacamos de la jaula con la correa. Quiso salir disparada lejos de nosotros, pero no pudo, y tras pasear un poco con ella, notamos que ya no quería volver a esconderse en el bosque, como si supiera que volvía a casa.

Su dueña vino enseguida, tras recibir nuestra llamada. No podía creerse que por fin había recuperado a su pequeña Molly!

 

Molly en casa

 

A pesar del estado de miedo en el que se encontraba Molly, la pequeña reconoció a su dueña y se subió enseguida a su coche, como si no hubiera pasado el tiempo. Sabía que volvía a su hogar!

 

MOLLY VOLVÍA A CASA TRAS 4 MESES VAGANDO POR LAS CALLES, SOLA Y ASUSTADA.

Este es el sentido de nuestra causa. En Localizania trabajamos para los finales felices como el de Molly.