Zöe: abandonada, asustada y desnutrida – Localizania Rescate Animal

HAMBRIENTA Y DESORIENTADA, PEDÍA CON SU MIRADA QUE ALGUIEN LA AYUDARA

Un aviso en Facebook nos ponía en alerta sobre un posible caso de abandono en el municipio de Rubí, Barcelona. Diversos vecinos de la zona habían visto merodeando sólo por la Urbanización a un perrito marrón, muy delgado y desorientado.

 

img-20170108-wa0116

 

Enseguida nos personamos en el lugar para ampliar la información y conocer el entorno. La primera vez que fuimos no tuvimos suerte, pero al día siguiente volvimos y allí, a lo lejos, la vimos corretear asustada buscando desesperadamente algo que llevarse a la boca. Se trataba de una podenca hembra, seguramente muy joven. Parecía que todo estaba a nuestro favor, era el momento de intentarlo! Así que nos pusimos manos a la obra, con la ayuda de Joana, la vecina que nos llamó: montamos la jaula y marcamos un rastro de comida húmeda en el suelo para atraerla hasta la puerta de la misma.

No se hizo esperar demasiado, nuestra chica lista detectó el rastro a distancia y salió de su escondite para acercarse cada vez más a la jaula. Desde el coche nosotros observábamos con emoción sus tímidos intentos de aproximación… había que ser paciente.

Aunque la alegría de poder cogerla nos embargaba, también la tristeza y la rabia de comprobar, una vez más, como otro perro de caza de raza podenco era víctima del abandono, algo demasiado habitual.

Los minutos pasaban y la podenquita estaba cada vez más cerca de la puerta a su nueva vida. Primero comprobó si desde fuera podía sacar algo y, al darse cuenta que no era posible, entró confiada a por su ración de comida. Segundos después, la puerta se cerraba.

Tuvimos que salir corriendo del coche, pues verse encerrada de repente la había puesta muy nerviosa, ladraba y rascaba las paredes de la jaula, intentando buscar la salida.

 

img-20170108-wa0114

 

Al llegar a ella vimos a una perra que había entrado en estado de pánico absoluto y dispuesta a morder a todo el que se le pusiera delante. En esas condiciones no podíamos ponerle el arnés y sacarla con garantías de seguridad. Debíamos esperar a que se tranquilizara. Los signos de calma no terminaban de llegar a pesar de las caricias y la comida, seguía muy esquiva y ladraba. Así que decidimos introducir en la escena a un nuevo gran ayudante: Chispi, un podenco que también fue rescatado con la misma jaula y que ahora forma parte de nuestra familia.

 

img-20170108-wa0118

 

Lo que sucedió a continuación es difícil de describir en palabras, probablemente uno de los momentos más mágicos que hemos vivido hasta ahora: Chispi sencillamente la miró y ella se tranquilizó de inmediato! Sin más! De alguna manera, ambos animales se comunicaban y Chispi le transmitió la confianza que necesitaba, pues él ya sabía que la pequeña empezaba una nueva y mejor vida. Esto permitió que Joana pudiera entrar en la jaula a interactuar con ella para ponerle el collar y el arnés. Le pusimos nombre: Zöe y ya la teníamos ganada!

   LA AYUDA DE CHISPI FUE CLAVE,

FUIMOS TESTIGOS DE UN MOMENTO MÁGICO!

 

20170108_133312Zöe, con claros signos de desnutrición y deshidratación, ha sido conducida a su casa de acogida, donde se recupera favorablemente. Tiene entre 6 y 8 meses, sin chipar.

Muchísimas gracias Joana por tenerla en tu casa y darnos la oportunidad de buscarle un hogar definitivo, evitándole el paso por el refugio! Un rescate rápido y efectivo gracias al trabajo en equipo (Joana, Patricia y Sandra)!