El rastro de la salchicha – Localizania Rescate Animal

Chispi es uno de nuestros rescataditos con más miedos, por ello es un excelente candidato para aprovechar la parte terapéutica de mantrailing  (rastreo). Nuestra técnica favorita de iniciación es la del rastro de la salchicha.

¿En qué consiste?

Se disponen en línea recta pequeños trocitos de salchicha, no muy distantes el uno del otro al principio (se irá variando la distancia a medida que avance el aprendizaje).

¿Cómo se procede?

Una vez colocados los trozos de salchichas, se sitúa al animal delante del primer trocito y se le indica con la mano dónde está. Cuando lo coge, se le anima y se hace una breve invitación con la mano a continuar en línea recta. Es importante observar si come todos los trozos o si se salta alguno.

¿Qué se pretende conseguir?

Que el perro se concentre en un olor determinado y que, a la señal de la mano, entienda que tiene que seguir rastreando ese olor, sin desviarse.

.

UNA VARIANTE DEL MISMO EJERCICIO

Una variante del mismo ejercicio es la de crear un camino de olor, lo más en línea recta posible, arrastrando una salchicha mediante una cuerda o correa. Al final del recorrido, se esconde el guía con más salchichas y, cuando el animal lo encuentra, se le premia con gran entusiasmo.

Debes observar si sigue el rastro de la salchicha en línea recta o si se dispersa con frecuencia, pues esto nos da un indicador de su capacidad de concentración. Ellos disfrutan este juego y empiezan a asociar ideas: olores – búsqueda – premio.

 

–  EL PODER DE LAS SALCHICHAS  –

En los primeros ejercicios debes usar premios que atraigan mucho su atención y que nunca le hayas dado en casa. Desde salchichas, hasta higadillos… utiliza lo que te funcione para motivarle a buscar. ¡Chispi ha superado su primera jornada, olvidando sus miedos durante un rato y concentrado en la tarea!