BÚSQUEDA Y RESCATE DE PERROS y GATOS PERDIDOS – Localizania Rescate Animal

Antes que nada, conviene distinguir entre perro y gato, pues sus patrones de comportamiento y capacidades de supervivencia son muy distintas.

 

PATRONES DE COMPORTAMIENTO EN PERROS

 

Buscar a un perro perdido es una tarea realmente difícil que requiere mucha constancia y esfuerzo por parte del propietario y del equipo de rescate. El contexto de la propia huida (voluntaria, involuntaria), el entorno geográfico (posibilidad de encontrar «conectores verdes»), el vínculo propietario-perro, así como el carácter del propio animal (asustadizo o sociable) son los condicionantes principales (aunque no los únicos) que deben analizarse en profundidad antes de empezar el trabajo de campo. En nuestro caso, nos hemos especializado en perros MIEDOSOS, ya que son los que adoptan habilidades de supervivencia asimilables a fauna salvaje. Un perro sociable, sin embargo, suele dejarse coger, por lo que tiene más probabilidad de ser robado.

En general, los perros miedosos tienen una capacidad de auto-protección mucho más grande de lo que imaginamos. Con lo que, si no tienen la mala suerte de accidentarse, suelen encontrar zonas de confort con disponibilidad de agua (¡vital! incluso más que la de comida) y de refugio. Por lo tanto, acotar dichas zonas y fidelizarlos en ellas son la clave del proceso. Cada huida tiene, sin embargo, un contexto diferente, que se estudia previamente antes de escoger la estrategia a seguir.

 

En la mayoría de los casos en los que hemos participado observamos patrones claramente comunes y factores de riesgo frecuentes en relación a:

• Perros no socializados y con muchos miedos (no trabajados), especialmente a personas y ruidos.  Sobretodo animales recién adoptados.

• Personas que no disponen de herramientas y/o conocimientos adecuados para gestionar esos miedos. Si eres propietario de un perro miedoso, es VITAL que utilices arneses anti-escape de 3 puntos (mejor arnés que collar), correas (no flexibles) con varios anclajes (una en mano y otra en la cintura) y mosquetones de seguridad. Y, para los que os atrevéis a llevarlos sueltos o saltan el vallado de los jardines, sin duda el GPS es la herramienta imprescindible.  En cuanto a los conocimientos, éstos no se adquieren de un día para otro, se requiere tiempo para conocer al animal y aprender a hacer una correcta GESTIÓN EMOCIONAL. Por ello, mientras que este proceso se fortalece, las herramientas son tus mayores aliadas.

• Situaciones fortuitas en las que el desencadenante suele ser el miedo que el animal siente ante ruidos (como el de un trueno o un petardo), ante la invasión brusca del espacio por parte de personas o perros con alto nivel de energía e, incluso, ante la caída accidental de objetos (como por ejemplo el mango de una correa flexi).

 

La combinación de estos factores de riesgo junto a los condicionantes de partida pueden dar lugar a una huida de CORTO ALCANCE (es decir, el animal tiende a esconderse pero no se aleja mucho de la zona) o de LARGO ALCANCE (el animal sale corriendo sin medida, pudiendo alcanzar largas distancias en un corto espacio de tiempo). Las estrategias a seguir en ambos cosas son distintas.

 

Las primeras horas son importantes, por lo que te recomendamos que:

1 Te descargues nuestras pautas de primera intervención. Léelas AQUÍ.

2 Difundas a través de redes sociales (envíanos tu cartel para publicar en nuestra página de difusiones) y a pie de calle (pero de una forma eficiente que te explicaremos).

 

PATRONES DE COMPORTAMIENTO EN GATOS

 

La psicología felina es muy diferente a la del perro por lo que muchos de los puntos comentados en el párrafo anterior, no son directamente aplicables.

Con una gran habilidad para el camuflaje y la supervivencia, el gato es un animal muy independiente, curioso, silencioso, auto-suficiente y capaz de gestionar sus emociones de una forma inteligente, que les hace ser menos vulnerables que los perros. Para predecir cuáles serán sus movimientos durante las primeras horas, hay que intentar estar a la altura de su astucia. Es necesario que nos des toda la información sobre sus rutinas, su estado de salud, su carácter, sus miedos, etc… Con esta información y, sabiendo que sus instintos primarios tienen gran peso, podemos realizar hipótesis de partida que nos guíen en su localización.

En caso de gatos, las huidas de CORTO ALCANCE suelen ser las mayoritarias.  Te recomendamos difundas también a través de redes sociales (envíanos tu cartel) y a pie de calle (de forma eficiente).

 

 

LAS FASES DEL MÉTODO

 

En base al estudio de patrones de comportamiento que llevamos realizando desde hace años en LOCALIZANIA, hemos desarrollado metodologías de soporte para las búsquedas complicadas, gracias a las cuales casos como el de SALLY o MU, entre muchos otros, pudieron ser resueltos. Se trata de un conjunto de métodos y herramientas tecnológicas que mejoramos de forma continua. Consulta nuestros casos trabajados.

 

Triangulación de Mapas: propuesta de zonas probables e hipótesis de partida

La planificación de la búsqueda es casi tan importante como la búsqueda en sí misma. Sin una buena planificación, muy probablemente fracasaremos.

 

 

Además de la información de partida sobre las circunstancias y el carácter del animal, habrá que tener en cuenta diversos factores meteorológicos y geográficos para su preparación: VIENTO, POROSIDAD DEL TERRENO, PRESENCIA DE OTROS ANIMALES, HORARIO (los olores se potencian con la humedad de la noche) de forma que podamos establecer una primera hipótesis con la que trabajar.

Una vez realizado el análisis preliminar, se realiza la triangulación de las zonas de búsqueda más probables, proponiendo al propietario del animal el Plan de Trabajo.

IMPORTANTE: El Plan de Trabajo debes ejecutarlo tú, como propietario del animal, de forma constante y diaria, nosotros no podemos hacerlo por tí. Sin tu compromiso no nos es posible ayudar.

 

Perros de búsqueda

POR RASTREO

 

Los perros de búsqueda tradicionalmente han sido entrenados para localizar personas desaparecidas, combinando las habilidades innatas que tienen los perros RASTREANDO y VENTEANDO.

En nuestro caso, hemos adaptado los métodos publicados por Kevin Kocher (KOCHER) y Kat Albrecht (MAR) para la búsqueda de perros y gatos perdidos. Es un tarea compleja, puesto que, a diferencia de las personas, los animales apenas «sudan«, por tanto no dejan tantas partículas olorosas en el suelo y en el aire como lo haría una persona, y, además, pueden recorrer mayores distancias en menor tiempo, con cambios de rumbo constantes.

La disciplina de rastreo, conocida como MANTRAILING, parte de un olor de referencia (una prenda u objeto del animal a buscar) de forma que el rastreador sigue las partículas olorosas que el animal ha dejado en el entorno.

Sin embargo, fruto de la experiencia de varios años, conviene matizar que esta técnica sólo es válida para rastros frescos de NO más de 2 horas. Para rastros más antiguos, la contaminación con otros olores de animales lo hace inviable.

La finalidad de nuestros perros de trailing NO es encontrar propiamente al animal perdido, pues la probabilidad de encontrarlo de forma directa es muy muy baja. En realidad el objetivo real del rastreador es la de marcar la dirección de huida más probable, hacia donde centraremos los esfuerzos con otras herramientas, como, por ejemplo, Drones o cámaras, según el Plan de Trabajo establecido.

 

 

En esta disciplina destaca nuestro querido NESSIE, con su guía Vicenç, perro de Trailing para búsquedas de perros por rastreo de un máximo de 2 horas de antigüedad.

 

 

POR SISTEMA MIXTO: VENTEO y DETECCIÓN DEL «NO OLOR»

En la mayoría de ocasiones nos encontramos que la realidad de las búsquedas son en grandes áreas, ya han pasado varios días, semanas o incluso meses. En estas condiciones no es posible plantearse la búsqueda mediante técnicas de rastreo, por lo que se acude, en la medida de lo posible, a otros sistemas mixtos que combinan DETECCIÓN y VENTEO. Si bien es cierto que no son métodos tan fiables como el seguimiento del rastro fresco, son los únicos en los que podemos apoyarnos para establecer direcciones de trabajo más probables.

 

 

En este programa mixto, se realizan principalmente los siguientes ejercicios:

1 Búsqueda del NO OLOR, es decir, el rastreador, partiendo de un objeto de olor, descarta la presencia de indicios recientes del paso del animal en el área indicada.

2 Búsqueda por VENTEO, sin necesidad de objeto de olor. Es decir, el rastreador no discriminará el olor del animal concreto a buscar, sino que localizará todos los que encuentre en la zona asignada. En esta disciplina, que parte de la metodología de Kat Albrecht (MAR), destaca nuestro rastreador CHISPI, pero solo para localización de gatos. En su caso, canalizamos su fuerte instinto natural de caza como estímulo positivo asociado a la propia búsqueda exclusiva de gatos. 

 

Las técnicas que implican perros de trabajo deben ser siempre planteadas como un juego en el que se les permita tener la iniciativa y disfrutar de su capacidad innata de olfateo y búsqueda. Los factores clave para conseguirlo son: la intensidad, la concentración y la motivación. Es esencial que el trabajo del guía vaya encaminado a estos tres vectores para conseguir resultados.  Precisamente el uso de olfato convierte a estas técnicas de búsqueda en estupendas terapias para perros con miedos, problemas de conducta o que necesitan reforzar el vínculo con el propietario. Consulta nuestro apartado de TERAPIAS.

.

Apoyo técnico: Drones

Con el objetivo de realizar un barrido visual de zonas de difícil acceso o descartar posibles «trampas mortales» en areas rurales, nos apoyamos también en los Drones como herramientas tecnológicas de larga distancia. Por sí sola no es garantía de nada, pero en combinación con todas las líneas de trabajo que desarrollamos, sí pueden aportar información útil.

En concreto nos ayudan a:

· Descartar que el animal no esté atrapado o muerto debido a accidentes por:

a) Caídas en zonas de difícil acceso (barrancos)

b) Caídas en balsas de agua

c) Paso por tramos de vías de tren sin vallar

d) Paso por carreteras

e) Encuentros con fauna salvaje (menos probable, pero posible).

· Localizar otros posibles puntos interesantes (fuentes de olor, zonas de riqueza de fauna salvaje) que enriquezcan el Plan de trabajo de partida.

 

Por desgracia, no todos los finales son felices: En los casos de PANTERA (encontrada sin vida en una vía de tren) o FRANK (encontrado sin vida en una balsa de agua), fuimos testigos de los terribles destinos que nuestros animales perdidos pueden sufrir. .

IMPORTANTE: La normativa que regula los RPAs es fuertemente restrictiva, con lo que los vuelos están sujetos a la autorización de la Agencia de Seguridad Aérea (AESA). Sólo se podrá volar en zonas que queden fuera del CTR (Espacio Aéreo Controlado) y, en algunos casos, será necesaria la tramitación de permisos de vuelo que requieren su tiempo.  

Un Drone no es ningún juguete, es un artefacto para el que se requiere licencia. Nuestros colaboradores son pilotos titulados y operadores habilitados y autorizados por la Agencia. No acudas a aficionados, ten en cuenta que las multas son de muy considerable cuantía.

 

.

Estudio de fidelización

 

Cuando entramos en esta fase es porque ya tenemos indicios o sospechas razonables de la ubicación del animal. Este estudio es de SUMA IMPORTANCIA, ya que nos permitirá saber si lo hemos encontrado o no. Requiere un trabajo diario, constante y deberás usar para ello:

1 Cámaras infrarrojas con sensores PIR de detección de movimiento. Las de Fototrampeo son las clásicas, aptas para usarse durante días en exteriores de forma autónoma (funcionan con pilas). Son muy conocidas entre las personas que se dedican al estudio de la fauna.

2 Cebos especialmente formulados como atrayentes. No sirve cualquier cosa, el pienso por ejemplo no es atrayente. Se utiliza comida húmeda (latitas), atrayentes líquidos y cebos «premium» que formulamos en exclusiva en LOCALIZANIA.

La idea es sencilla: Crear un hábito, es decir, garantizar que el animal pasará por el punto de cámara, al menos, una vez al día. Para conseguirlo, colocaremos una o dos cámaras en las zonas sospechosas, con los cebos Premium a unos 5 metros del objetivo de la cámara. Sin embargo, esto es solo un punto dentro de una gran área. Para que el animal llegue a detectar el olor, hay que ayudarle: Tendrás que completar este ejercicio con atrayentes líquidos, de forma que se cree un círculo de olores alrededor de las cámaras lo suficientemente grande como para garantizar que el animal lo olerá a distancia. Estos ejercicios deben realizarse siempre al caer la noche, nunca durante el día, siguiendo las pautas que te daremos.

 

 

Una vez confirmada su presencia, estamos ya cerca de su rescate. Con la información que las cámaras nos proporcionan: horarios de paso, postura corporal del animal, tiempo que permanece delante de la cámara, etc… podemos empezar a planificar la última fase, SU CAPTURA.

Recuerda que llegar hasta aquí no es nada fácil, puede suponer semanas o incluso meses, especialmente en perros con mucho miedo. El éxito de este trabajo recae en la coordinación entre tú como propietario y nosotros, pero sobretodo, en TU constancia. Desfallecer no es una opción.

 

 

 

Captura

 

Una vez concluidas las fases anteriores y confirmada la presencia del animal, se procede a la captura a través de nuestros sistemas de jaulas y redes a control remoto, los mismos que utilizamos para perros abandonados.

 

CONOCE LAS HISTORIAS CON FINAL FELIZ DE CHICO Y LUA