RECUPERACIÓN EMOCIONAL POST-RESCATE

.. Rescatar animales no solo es sacarlos de la calle. Ese es el primer paso, pero después viene lo más duro: su proceso de recuperación. Nuestros Localizanitos son perros con mucho miedo a las personas, inducido en muchos casos por un mal pasado con nula o poca socialización, además de algunos factores genéticos que se […]

RECUPERACIÓN EMOCIONAL POST-RESCATE

RECUPERACIÓN EMOCIONAL POST-RESCATE

..

Rescatar animales no solo es sacarlos de la calle. Ese es el primer paso, pero después viene lo más duro: su proceso de recuperación. Nuestros Localizanitos son perros con mucho miedo a las personas, inducido en muchos casos por un mal pasado con nula o poca socialización, además de algunos factores genéticos que se repiten especialmente en perros de caza.

En LOCALIZANIA, nos hemos formado y especializado en la rehabilitación de perros que manifiestan un miedo muy marcado a la presencia de las personas. Esto dificulta enormemente las adopciones, con lo que, durante la primera fase del proceso, se trabaja con el animal en nuestra casa de tránsito principal (la de su fundadora y líder) combinando varias técnicas:

  • TRABAJO CORPORAL

Nuestro método favorito es Tellington TTouch, que parte de la premisa que el equilibrio físico influye en los comportamientos de los animales (y así es). Para nosotros la clave principal de este método es la OBSERVACIÓN: cuando observas, puedes entender mejor y actuar en consecuencia. Este trabajo es de especial importancia para los rescataditos que no aceptan el contacto, pues el riesgo de mordida es alto y son pasos delicados.  Se aplican pequeños toques en forma circular, elevaciones y deslizamientos sobre cada centímetro del cuerpo de un animal con el objetivo de activar la función celular y fortalecer el vínculo entre perro y persona.

  • ADIESTRAMIENTO COGNITIVO-EMOCIONAL

Actualmente se sabe que los procesos de condicionamiento, procedentes del adiestramiento clásico, no son los únicos mecanismos de aprendizaje del perro. La etología cognitiva ha demostrado la existencia de múltiples formas de aprendizaje cognitivo (y con ello comprensivo) del perro, como la expectativa, la resolución de problemas, la toma de decisiones o el aprendizaje de conceptos, por lo que el aprendizaje conseguido en un proceso de adiestramiento ha de ser comprensivo.  Este es el enfoque con el que nosotros estamos alineados, pues hemos comprobado que la conducta voluntaria está fuertemente influida por las emociones presentes en cada momento, pudiendo llegar la emoción a dirigir la conducta del perro en momentos de máxima intensidad. Al ser involuntaria la presencia de emociones, cualquier proceso educativo será insuficiente e ineficaz si no enseñamos al perro a gestionar su conducta emocional. El adiestramiento cognitivo-emocional implica preparar al perro para manejarse correctamente a niveles emocionales altos.

  • INTEGRACIÓN EN MANADA

Por muchos modelos teóricos de educación canina que existan, nosotros tenemos muy claro que su efectividad y avance es muchísimo mayor cuando estas técnicas se integran en acompañamiento con una manada equilibrada. Por ello, nuestros rescatados, en su primera fase de rehabilitación, cuentan con la ayuda de Chispi (podenco) y Bea (galga), ambos rescatados también, capaces de aceptar a nuestras acogidas de forma tranquila. Son los verdaderos “educadores caninos”, ¡nunca dejaremos de aprender de ellos!

  • TRABAJO DE OLFATO

Es uno de los factores principales de nuestra terapia de rehabilitación: FOMENTAR EL USO DEL OLFATO. Éste es un instinto primario de todos los perros que ha demostrado ser muy útil para trabajar los problemas de miedos. A través del olfato, los perros reciben la información de su entorno y su cerebro “desconecta” de las amenazas que le provocan miedo. Realizamos sencillas rutinas de detección y rastreo que ayudan a nuestros rescataditos a relajarse.

 

En una segunda fase, salvo que haya habido adopción, se continúa con el proceso a otro nivel, desvinculándose de la acogida de tránsito, pues no es aconsejable alargar estas acogidas, por el bien del propio animal. En esta segunda parte del proceso el perro tratará con los cuidadores de los dos centros que participan actualmente en nuestras terapias: Lliga per a la protecció d’Animals i plantes de Barcelona y El Refugi d’animals en adopció del Berguedà. Centros muy escogidos, de reducido tamaño y cuya filosofía de trabajo se alinea con la nuestra. El objetivo en esta etapa es que el animal aprenda a aceptar a otras personas y a otros perros con total normalidad, lo que le permitirá integrarse en su futura familia con más garantías.

 

 

 

CASO DOCUMENTADO: BAGGEL

Su recuperación

En este vídeo se resumen varios meses de trabajo post-rescate en el que poco a poco Baggel aprendió a salir de paseo con las personas y a disfrutar del contacto. Baggel fue rescatado de la calle en un estado lamentable, herido, con unos niveles altísimos de leishmania y mostraba muchísimo miedo a las personas. Ahora ya felizmente adoptado, con Baggel tuvimos que emplearnos a fondo, pues era difícil manipularle y se negaba a andar. La constancia, el trabajo corporal y la empatía hicieron el milagro. ¡Ahora Baggel está felizmente ADOPTADO!

  • BÚSQUEDA Y RESCATE DE PERROS PERDIDOS

    Read more...
  • RESCATE DE PERROS ABANDONADOS

    Read more...
  • RECUPERACIÓN EMOCIONAL POST-RESCATE

    Read more...
  • JORNADAS FORMATIVAS SOLIDARIAS

    Read more...
  • NOS APOYAN

    colaboradores

    BACK TO TOP

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies