Duque entre la vida y la muerte


Friend, guiándole a su salvación


¡Dos bellezones!


Monti y sus más de 2 años de abandono


Nelly, con un hilo de vida


Neón, otro miembro de la manada misteriosa


La Dama blanca


Una pantera en la oscuridad


¡Bienvenido a tu nueva vida Crispin!


Zipi y Zape, abandonados entre viñedos


Bety y su hijito Oli


Foxy, otra víctima de la caza


De puerta en puerta


Milka, superviviente inigualable


Podencos: Vergüenza e indignación


La segunda oportunidad de Brownie


Lladruc, de nuevo bajo control


Chico, el perro de la mirada mágica


Mona, un bombón de chocolate


Gizmo, el rostro del miedo


¡La guapa rubia!


Zöe: abandonada, asustada y desnutrida


La pequeña Flor


Buscando al Pokémon del bosque: CHISPI


Dani y Diana, 5 años perdidos


La ninfa del bosque


Vulpes, sin derecho a protección


BlueyBay, abandonado tras su servicio a la caza


Bienvenidos al Gathotel!


Jabalíes, ¿Superpoblación o pérdida de hábitat?


Manchitas, la princesa de IKEA

Zipi y Zape, abandonados entre viñedos

Zipi y Zape, abandonados entre viñedos

¡Un rescate, dos perros: Zipi y Zape! Estos dos jóvenes compañeros estaban abandonados entre viñedos desde hacía un par de meses, inundados de parásitos y hambrientos. Pero tuvieron la suerte de que Natalia y Diego no miraron hacia otro lado y se pusieron en contacto con nosotros para planificar su rescate conjunto.

Siguiendo nuestras instrucciones, comenzaron el aprendizaje previo a la jaula, acostumbrándolos a pasar por la mesita que le habían montado para sus rutinas de comida. Con paciencia, respeto y cariño, se ganaron la confianza de Zipi hasta tal punto que entró tranquilamente en la parcela vallada de su casa. Pero Zape era otra historia… Zape, como buen podenco, mantenía una distancia de seguridad muy grande que no les permitía maniobrar. Y aquí es donde intervenimos nosotros. Gracias al aprendizaje previo del punto de comida, Zape entró sin problemas en la jaula, dando el paso que esperábamos: el del cambio a una vida mejor.

ZAPE

Tanto Zipi como Zape son muy jovencitos, no llegan al año, sin chip, están hasta arriba de parásitos y Zipi camina algo cojo. Ahora a descansar y a empezar a enseñarles lo que es ser un perrito de casa.

Zipi es cariñoso y cercano pero Zape es extremadamente miedoso y va a necesitar toda nuestra ayuda.
¡Mil gracias a Natalia y Diego por no haber desistido, por haber sido su salvación en medio de la soledad de su abandono!

ZIPI

 


Ayúdanos a ayudar, ¡Hazte Teamer de Localizania! https://www.teaming.net/localizania-rescateanimal

 


BACK TO TOP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies