En una gélida noche de Jueves, esperábamos al dulce Foxy, tras hacer un seguimiento previo de sus rutas y horarios. Puntual para comerse la latita que le llevaba siempre Montse, Foxy se enfrentaba a una encerrona que no esperaba. La jaula le desconcertó y nos hizo esperar unas cuantas horas pero, finalmente, nuestro guapísimo Foxy daba el paso que queríamos, el paso hacia una nueva vida.

La sorpresa vino después, ¡Tenía chip y se le había escapado a un cazador!

Las horas posteriores al rescate fueron de muchos nervios, pues la Protectora a través de la cual se iba a hacer la acogida, se veía en la obligación de devolvérselo. Pero la suerte se puso de nuestro lado y el cazador cedió formalmente la tutela de Foxy, permitiendole encontrar un nuevo hogar, uno de verdad.

ESTA ES TU GRAN OPORTUNIDAD FOXY

Facebookinstagram
× Contacta por WhatsApp