PERROS ABANDONADOS – Localizania Rescate Animal

FASE I: ¿CÓMO EMPIEZA EL PROCESO DE RESCATE?

 

Contigo. Si ves un perro abandonado que no se deja coger, ¡avísanos! Tu alerta puede salvarle la vida.

Una vez recibimos el aviso, ya sea vía Facebook, Web o Whatsapp, nos coordinamos contigo y con personas de apoyo en la zona para crearle al animal una zona de confort donde comenzar la fase de fidelización, imprescindible para llegar a la captura. Tú formas parte de ella. ¡Te necesitamos!

 

 

FASE II: FIDELIZACIÓN y SEGUIMIENTO

Es la más importante de todas las fases, la llave del éxito.  El máximo esfuerzo debe realizarse aquí, para afrontar con ciertas garantías la captura final.

En esta fase nos apoyamos en las técnicas de Fototrampeo de observación indirecta, con la ayuda de cámaras Wildlife y atrayentes formulados y escogidos en exclusiva por nosotros. Dichos atrayentes se colocan delante de las cámaras, de forma que, si está en la zona, confirmamos su presencia y estudiamos sus horas de paso, a fin de establecer un punto fijo de paso diario que después utilizaremos para la colocación de la trampa.

 

.ESTAS CÁMARAS SON NUESTRAS GRANDES ALIADAS

 

Las cámaras de Fototrampeo están diseñadas para soportar las condiciones exteriores y disponen de sensores PIR con infrarojos, que permiten grabar de noche con la máxima discreción, sin que su luz pueda ser percibida por los animales (ni por las personas).

 

 

FASE III: LA CAPTURA 

 

En LOCALIZANIA, después de mucho trabajo de investigación  y prototipaje, hemos construido y mejorado nuestros sistemas de captura. Actualmente disponemos de dos jaulas modulares con cierre automático a control remoto y una red automática para los casos más extremos, los perros que no entran en jaulas.

Para ambos mecanismos es imprescindible poder operar a distancia y durante la noche, que es la franja de éxito más probable, por lo que equipamos las jaulas y las redes con accesorios como cámaras con visión nocturna por infrarojos y sensores de movimiento de diferente tipología.

 

Algunos de nuestros accesorios:

 

Willy, el «ojo que todo lo ve»

«Willy», así apodamos cariñosamente a nuestro «ojo nocturno«, el que nos permite monitorizar la jaula a distancia y en la más absoluta oscuridad.

Su potente monitor nos ofrece la visión que necesitamos para asegurar la captura selectiva, es decir, apretar el botón del cierre de la puerta sólo cuando el animal que buscamos está dentro.

 

Sensores perimetrales

Los sensores de movimiento son accesorios muy versátiles de gran utilidad. Los usamos especialmente en franjas horarias donde tenemos el riesgo de quedarnos dormidos (madrugada principalmente). Pese a que Willy también tiene sensor de movimiento, éste controla el radio de la jaula, mientras que estos pequeños sensores pueden colocarse en los alrededores para que nos avisen con anticipación suficiente.

 

 

 

 

 

Jaulas y redes activadas a control remoto 

Los sistemas de captura tienen una gran importancia, pues son los encargados de culminar el rescate, la última etapa, la que implica un esfuerzo logístico considerable y una cierta habilidad para manejar la tensión del momento.

Construimos el primer prototipo de jaula en 2016, y, desde entonces, hemos seguido mejorándolo y ampliando la equipación. Con cierre a gran distancia (más de 500 metros) y paneles modulares, nuestras jaulas son adaptables a cualquier tipo de terreno y a casi cualquier circunstancia.

Sin embargo, la experiencia nos demuestra que no todos los perros son capaces de entrar en ellas, incluso con los mejores atrayentes. Hay perros que no pueden vencer su miedo a la presencia de la estructura, con lo que hemos tenido que innovar y buscar un mecanismo alternativo. Actualmente ya lo tenemos construido y está en fase de pruebas hasta validarlo por completo.

 

EN ESTE EQUIPO, SIEMPRE APRENDIENDO, MEJORANDO E INNOVANDO

 

 

 

 

FASE POST-RESCATE: ¿Y QUE OCURRE DESPUÉS?

 

Rescatar animales no solo es sacarlos de la calle. Ese es el primer paso, pero después viene lo más duro: su proceso de recuperación. Nuestros Localizanitos son perros con mucho miedo a las personas, inducido en muchos casos por un mal pasado con nula o poca socialización, además de algunos factores genéticos que se repiten especialmente en perros de caza.

.

En LOCALIZANIA nos hemos formado y especializado en la rehabilitación de perros que manifiestan un miedo muy marcado a la presencia de las personas. Esto dificulta enormemente las adopciones, con lo que, durante la primera fase de este proceso, se trabaja con el animal en nuestra casa de tránsito principal (la de su fundadora y líder) combinando varias técnicas:

 

  • TRABAJO CORPORAL

Nuestro método favorito es Tellington TTouch, que parte de la premisa que el equilibrio físico influye en los comportamientos de los animales (y así es). Para nosotros la clave principal de este método es la OBSERVACIÓN: cuando observas, puedes entender mejor y actuar en consecuencia. Este trabajo es de especial importancia para los rescataditos que no aceptan el contacto, pues el riesgo de mordida es alto y son pasos delicados.  Se aplican pequeños toques en forma circular, elevaciones y deslizamientos sobre cada centímetro del cuerpo del animal con el objetivo de activar la función celular y fortalecer el vínculo entre perro y persona.

  • ADIESTRAMIENTO COGNITIVO-EMOCIONAL

Actualmente se sabe que los procesos de condicionamiento, procedentes del adiestramiento clásico, no son los únicos mecanismos de aprendizaje del perro. La etología cognitiva ha demostrado la existencia de múltiples formas de aprendizaje cognitivo (y con ello comprensivo) del perro, como la expectativa, la resolución de problemas, la toma de decisiones o el aprendizaje de conceptos, por lo que el aprendizaje conseguido en un proceso de adiestramiento ha de ser comprensivo.  Este es el enfoque con el que nosotros estamos alineados, pues hemos comprobado que la conducta voluntaria está fuertemente influida por las emociones presentes en cada momento, pudiendo llegar la emoción a dirigir la conducta del perro en momentos de máxima intensidad. Al ser involuntaria la presencia de emociones, cualquier proceso educativo será insuficiente e ineficaz si no enseñamos al perro a gestionar su conducta emocional. El adiestramiento cognitivo-emocional implica preparar al perro para manejarse correctamente a niveles emocionales altos.

  • INTEGRACIÓN EN MANADA

Por muchos modelos teóricos de educación canina que existan, nosotros tenemos muy claro que su efectividad y avance es muchísimo mayor cuando estas técnicas se aplican con el acompañamiento de una manada equilibrada. Por ello, nuestros rescatados, en su primera fase de rehabilitación, cuentan con la ayuda de Chispi (podenco) y Bea (galga), ambos rescatados también, capaces de aceptar a nuestras acogidas de forma tranquila. Son los verdaderos «educadores caninos», ¡nunca dejamos de aprender de ellos!

  • TRABAJO DE OLFATO

Es otro de los factores principales de nuestra terapia de rehabilitación: FOMENTAR EL USO DEL OLFATO. Éste es un instinto primario de todos los perros que ha demostrado ser muy útil para trabajar los problemas de miedos. A través del olfato, los perros reciben la información de su entorno y su cerebro «desconecta» de las amenazas que le provocan miedo. Realizamos sencillas rutinas de detección y rastreo que ayudan a nuestros rescataditos a relajarse.

En una segunda fase, salvo que haya habido adopción, se continúa con el proceso a otro nivel, desvinculándose de la acogida de tránsito, pues no es aconsejable alargar estas acogidas, por el bien del propio animal. En esta segunda parte del proceso el perro tratará con los cuidadores de los dos centros que participan actualmente en nuestras terapias: Lliga per a la protecció d’Animals i plantes de Barcelona y El Refugi d’animals en adopció del Berguedà. Centros auto-gestionados, no masificados y cuya filosofía de trabajo se alinea con la nuestra. El objetivo en esta etapa es que el animal aprenda a aceptar a otras personas y a otros perros con total normalidad, lo que le permitirá integrarse en su futura familia con más garantías.

.

CASO DOCUMENTADO: BAGGEL

Su recuperación

En este vídeo se resumen varios meses de trabajo post-rescate en el que poco a poco Baggel aprendió a salir de paseo con las personas y a disfrutar del contacto.

 

Baggel fue rescatado de la calle en un estado lamentable, herido, con unos niveles altísimos de leishmania y mostraba muchísimo miedo a las personas. Ahora ya felizmente adoptado, con Baggel tuvimos que emplearnos a fondo, pues era difícil manipularle y se negaba a andar. La constancia, el trabajo corporal y la empatía hicieron el milagro.

 

 

 

ALGUNOS DE NUESTROS LOCALIZANITOS ABANDONADOS CON FINAL FELIZ

 

Algunas historias inolvidables para nosotros: Dama, Crispín, Zipi, Zape, Duque, Monti, Nelly, Chico, Baggel, Gizmo, Neón, Elsa, Mona… ¡entre muchos otros!

 

 

 

Conoce a nuestros Localizanitos