Zape ha sido uno de los casos de miedo más extremo al que nos hemos enfrentado. Tuvo que pasar más de un año hasta que nuestro podenquito pudiera superar su pasado y prepararse para encontrar una familia que le adoptara. El contacto y los paseos eran impensables al principio, por lo que hizo falta mucha dedicación y paciencia.

Uno de los ejercicios que utilizamos para iniciarle a los paseos fue el de la correa doble-guía del método Tellington TTouch. Se trata de colocar, a través del arnés, una larga correa para guiar al perro entre dos personas, de forma paciente, lenta, acompañándole en sus movimientos, con el objetivo de mejorar su concentración, equilibrio y atención. Siempre en sesiones cortas para no entrar en un proceso de estrés por exceso de información. Un ejercicio sencillo pero que facilitó su integración en las rutinas de los paseos, de forma tranquila, sin sustos.

Facebookinstagram
× Contacta por WhatsApp